Un poco de historia de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México

Hay muchas formas de conocer la CDMX, algunos vienen por su gastronomía y pueden ir desde comer en los mejores puestos tradicionales en una esquina o bien en lugares exóticos o emblemáticos como los restaurantes en Colonia Roma o la Condesa.

Hará otros que buscan conocer su historia a través de sus edificios y realizar una caminata en el primer cuadro es una buena forma para comenzar, por ejemplo, visitar la imponente catedral que domina la vasta extensión de la plaza central o zócalo de la Ciudad de México es un recorrido que no te puedes perder.

La Catedral Metropolitana (o para darle su título completo, La Catedral Metropolitana de la Asunción de la Santísima Virgen María al Cielo) no es solo una de las obras maestras arquitectónicas más preciadas de México, sino que también es la catedral más grande y antigua de América Latina.

La historia de la creación de la Catedral Metropolitana abarca tres siglos, desde 1573 hasta 1813.

Resultado de imagen para catedral metropolitana

Por lo tanto, tiene sentido que la arquitectura sea una amalgama de los tres estilos distintos que dominaron durante el largo proceso de su construcción: Barroco, neoclásico y neorrenacentista.

Impulsado en 1544 por la necesidad de reemplazar la iglesia original que anteriormente ocupaba el sitio después de la conquista del centro azteca Tenochtitlán, ni siquiera tres siglos de desarrollo pudieron asegurar que los cimientos fueran lo suficientemente resistentes.

La catedral, al igual que el resto de la Ciudad de México, se hunde gradualmente año tras año en el lago cambiante sobre el que fue construida.

La leyenda urbana incluso afirma que un camino subterráneo conecta el vecino Templo Mayor con la catedral.

Rumores en su máxima expresión.

Sin embargo, el vínculo entre las dos estructuras es irrefutable. Casi toda la piedra del Templo Mayor está construida en la catedral.

Incluso se afirma que el conquistador español Hernán Cortés fue responsable de colocar la primera piedra.

A pesar de ser una gran fuente de orgullo mexicano, la catedral, que ahora alberga la sede de la Arquidiócesis Católica Romana de México, fue diseñada por el español Claudio de Arciniega e inspirada en la arquitectura gótica de Valladolid.

Todos los relieves de los portales de la catedral son igualmente extraños en inspiración, influenciados por el flamenco Peter Paul Rubens.

Sin embargo, los impresionantes campanarios son de diseño Xalapan y albergan un total de veinticinco campanas.

La más grande de ellas, Santa María de Guadalupe, pesa 13,000 kilos, pero no es la única campana adornada con un nombre.

Otra es conocida como Doña María… sí, como la famosa marca de pasta de mole.

Sin embargo, la arquitectura externa no es el mayor atractivo de esta popular catedral, ya que las ofertas internas son igual de magníficas.

Numerosas obras de arte, reliquias religiosas y criptas adornan cada orificio, incluso en las dieciséis capillas.

Las capas de oro en todas las superficies y los altos techos se suman a la grandeza de los Altares del Perdón y de los Reyes.

Resultado de imagen para peter paul rubens

El Altar del Perdón fue dañado en un incendio de 1967 junto con los órganos más grandes del siglo XVIII de América.

Este incendio condujo al descubrimiento de tesoros previamente escondidos, incluyendo más de cincuenta pinturas, documentos históricos sobre Hernán Cortés y el lugar de enterramiento del primer gobernador de Veracruz, Miguel Barrigan.

Bueno, todo esto se puede apreciar con un paseo que le dediques para visitar esta imponente obra, sin embargo y desde mi experiencia, es mucho más enriquecedora si vas acompañado de un buen historiador, arquitecto o conocedor del lugar.

Resultado de imagen para restaurantes frente a la catedral

Definitivamente ante los ojos ingenuos se pasan muchos pormenores y no se llega apreciar su relevancia, además siempre las historias “detrás de” hace el recorrido mucho más atractivo.

En mi caso, algo de esto lo aprendí gracias a un arquitecto amante de la historia y arquitectura de México que, desde sus años de estudiante visitaba la ciudad recorriendo cada calle, observando y estudiando cada edificio y ahora vamos juntos repasando esos rincones y es… increíble.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *