¿Podrías perder peso si comes postre? Si… la verdad es que sí

En los últimos años se ha satanizado el postre y en muchos casos es lógica la razón: hay postres y particularmente dulces industrializados que recurren a una fuente dulce de poca calidad e incluso tan nociva que ha llevado a muchas personas a severos problemas de salud y sobre peso.

Sin embargo, no tienen una relación directa, esto es, si somos conscientes de la calidad del alimento y consumimos lo necesario y suficiente, no debe afectar ni nuestra salud ni nuestro peso.

El problema entonces recae, principalmente en nuestras propias decisiones.

Por ejemplo, ¿qué prefieres si te ponen a elegir entre un pastelito industrializado o unas barras energéticas hechas con ingredientes de calidad?

Resultado de imagen para postre saludable

La decisión hablará de cómo te cuidas y sobre el conocimiento que tengas en cuanto a la calidad de los alimentos.

Comer un postre, por supuesto no implicará un problema para tu salud y peso… pero sí lo será la calidad y cantidad de dicho postre.

Y esta es una decisión personal y cotidiana.

Ahora bien… de vez en cuando la decisión anterior se puede inclinar hacia el pastelito industrializado.

Sí, incluso si disfrutas de un postre decadente, la ciencia dice que al prestar atención mientras lo comes, aún podrías bajar de peso y no hacerte daño.

Un estudio pidió a los participantes que primero elijan un refrigerio saludable o no saludable, y luego cuenten cuántas veces masticaron mientras lo comían.

Los investigadores descubrieron que incluso entre las personas que hicieron dieta que eligieron la merienda poco saludable, todos los sujetos se sintieron satisfechos más rápidamente cuando contaron la cantidad de masticadas que hicieron.

Esto llevó a la observación de que el si se saborea cada bocado de ese pastel de chocolate podrás comenzar a adelgazar tu cintura y esto se generaliza por lo tanto a todo.

Cuando un alimento se disfruta… se come lento y con placer, el cuerpo desprende una serie de hormonas encargadas del placer que hace que el alimento sea mejor aprovechado.

Resultado de imagen para postre saludable

Si además incluyes que sea un alimento sano y equilibrado que disfrutas de forma mesurada y tranquilamente… entonces tu cuerpo responderá de la mejor manera.

Esto me recuerda a una proporción de pareto que es 80 / 20.

No se trata ni de castigarte ni dejar de disfrutar. De hecho, a veces no habrá de otra y tendrás que comer un alimento de la línea “chatarra”, pues bien, no hay problema, igual disfrútalo.

Comer un 80% de forma saludable y un 20% no tanto… no hay problema.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *